Bulgaria en Eurovisión

Esta semana me he decidido a escribir sobre Bulgaria, país que debutó en el Festival que se celebró en Kiev (Ucrania) el año 2005.

Si nos fijamos bien en el ranking de este país, de un total de 10 participaciones tan solo han logrado su pase a la final en dos ocasiones siendo la primera vez en Helsinki 2007 y la última en su regreso, en Estocolmo 2016, tras dos años de ausencia.

Hablar y escribir sobre Bulgaria en Eurovisión no es tarea fácil para mí y ahora veréis la razón.

El ranking

Volviendo al ranking de este país y tras haber realizado un recordatorio de todas las participaciones, es comprensible que en la mayoría de las ocasiones no hayan pasado de las semifinales.

2005, el año de su debut

Kaffe -Lorreine. Para ser su debut, la canción en sí no fue muy acertada. Se trataba de una balada con elementos de jazz y la voz del chico no era la más adecuada para este tipo de canción. Desde mi punto de vista, deberían de haber enviado una balada más acorde con los tiempos.

En el aspecto de la iluminación y el técnico, le hubiese dado un toque más íntimo.

2006, la segunda participación

En esta ocasión llegaba de la mano de Mariana Popova y su “Let me cry”. De nuevo una balada más acertada que la del año anterior ya que fue de estilo más actual y con toques étnicos que le aportaban mayor juego a la canción.

Aún siendo una buena propuesta, la voz de Mariana no jugó mucho a su favor e igualmente falló su expresividad durante la actuación. Tampoco le hizo honor a los bailarines que llevaba, no dieron mucho juego. Hubiese optado por otra voz y por llevar menos bailarines.

Llega 2007 y su primer pase a la final

Elitsa & Stoyan optaron por un tema donde se mezcla el estilo electrónico y el étnico, sin un ritmo francamente consolidado, de hecho había partes donde convertía la canción en una máquina de sonidos descontrolados incluyendo la voz de Elitsa que apenas llegaba.

No me pareció un tema para estar en la final, lo único que quedaba bien era la iluminación acorde al título de la canción.

2008

En Serbia acudieron con una propuesta que, sin pies ni cabeza, se quedó nuevamente en la semifinal, y no es de extrañar porque mezcla elementos que te hacían perder la parte principal de la canción, ni más ni menos que a la protagonista real, la cantante.

Demasiada luz, DJ´s por cada esquina, el estilo musical, la cantante con un estilismo que no venía a cuenta con la canción.

2009, uff…

Otra vez en semifinales. La canción en sí no era mala pero las voces sí fallaron muchísimo, fue una pena porque la estropearon por completo, no se puede enviar a unos cantantes que gritan de esa manera y destrozan una canción que hubiese logrado una mejor posición y puede que haber llegado a la final.

2010, de lo mejor de Bulgaria

En esta canción no existe ‘pero’ alguno. La propuesta fue de lo más acertada: buena voz, la coreografía bien conseguida y el ritmo musical dance se hacía agradable a los oídos. Tenía que haber estado en la final.

Ángel sin ti, buena propuesta.

2011

Poli Genova y su propuesta pop-rock “Na Inat” con falta de calidad a nivel vocal y musical no lograron llegar al público ni tampoco al jurado, razón por la que nuevamente se quedaron en la semifinal.

2012

Buena canción pero con falta de vida en el escenario, le faltaba coreografía y unos efectos luminosos más acertados. Demasiada sobriedad para un tema muy discotequero y actual. Una vez más se quedó en puertas de pasar a la final.

2013

Suecia, más exactamente Malmö, acogió el Festival de Eurovisión y Bulgaria decidió enviar de nuevo al dúo compuesto por Elitsa & Stoyan; esta vez no lograron el pase a la final, la propuesta no fue nada nuevo y volvieron a repetir algo idéntico a lo enviado en 2007. La canción junto con la del 2008 fue de lo peor.

No siempre el enviar a intérpretes repetidos da resultado y a la vista salta, en la mayoría de las veces.

2014 y 2015 fue el año de las ausencias, entre ellas la de Bulgaria que volvería al festival en 2016
2016 y Poli Genova, lograron finalmente su segundo pase a la final

La canción en sí no era de las mejores, sin embargo, Poli se ganó al público e hizo que “If love was a crime” fuese una gran propuesta, se mereció su pase a la final pero el cuarto puesto realmente no.

Conclusión: Esperemos que Bulgaria se ponga las pilas para no quedarse en semifinales de nuevo. Tal vez Poli les haya dado la solución y tomen nota de ello.

¡Hasta la semana que viene!

 

 

 

 

Anuncios

Danos tu opinión, nos interesa mucho. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s